El Wi-Fi En Un Asesino Silencioso Que Nadie Sabía

Sin duda alguna que hoy en día estar incomunicado es toda una pesadilla para todos. Sin embargo, recientemente se ha descubierto que debido a la radiación el Wi-Fi es un asesino silencioso que puede causar cáncer y enfermedades neurodegenerativas.

Muchas personas hoy en día necesitan el uso de la de la red inalámbrica por cuestiones de trabajo, otros por simple comunicación. Pero la verdad, estamos expuestos a las ondas electromagnéticas, conocidos como señales WLAN que pueden ser perjudiciales.

Se cree que la exposición durante todo el día a la radiación de microondas a baja nivel (Wi-Fi)  puede traer enfermedades graves. Entre las enfermedades que puede causar se pueden mencionar el cáncer, los defectos de nacimiento, daños irreversibles al cerebro, abortos involuntarios y el crecimiento anormal de los huesos.

El Wi-Fi En Un Asesino Silencioso Que Mata Lentamente

Wi-Fi es un asesino silencioso

Todos en su gran mayoría para mantenernos en línea usamos diariamente los aparatos móviles tales como ordenadores portátiles las tabletas y móviles que emplean routers. Estos  llamados  router emiten las conocidas ondas electromagnéticas o señales WLAN que son perjudiciales para la salud en general.

Tal exposición a la radiación nadie lo tiene en cuenta, pero la verdad es un problema que se ignora y trae muchos efectos secundarios. De hecho, estas señales dañan el cuerpo a largo plazo.

El Wi-Fi en realidad llega a interferir en las funciones corporales del organismo. Dichas ondas electromagnéticas pueden causar daños con el paso del tiempo, es capaz de causar enfermedades neurodegenerativas y el tan temido cáncer. Incluso, algunas investigaciones mencionan que  la exposición a largo plazo tiene ilimitadas resultados posibles.

Los efectos secundarios debido a la exposición a la radiación no se podrán mostrarse al momento. Tales enfermedades toma un tiempo prudente para que se pueda desarrollar

La Agencia Internacional Para La Investigación Sobre El Cáncer, menciona que la radiación inalámbrica es una clase  2B, posible carcinógeno. Sin embargo, hoy en día no se sabe con exactitud de los efectos de la radiación inalámbrica, pero si existen muchos estudios demuestran.

Son muchos los estudios con ratones donde se han demostrado que la radiación celular pueda causar cáncer e incluso empeorar el pronóstico. Todo ello deriva con los cambios en la barrera sangre-cerebro. En la actualidad aún los estudios con humanos han demostrado ser poco concluyentes. Sin embargo, al producirle daño a los  ratones que puede pasar entonces en el ser humano.

Recomendaciones para reducir la exposición a la radiación

Desconecte el Wi-Fi en las noches antes de ir a dormir. Es la  mejor forma de darle descanso tanto al cuerpo de la radiación, como al aparato del uso diario.

Usa el Wi-Fi en casa solo en momentos que más lo necesite, asegúrese de emplear el aparato lo menos que pueda para evita tanta exposición.

Cambia todos los dispositivos móviles en modo avión al momento que no lo tengas en uso.

Reduce el uso del Wi-Fi lo más que puedas.

La verdad es que hoy en día estar sin conexión a internet es todo un problema, ya que para mucho por cuestiones de trabajo es esencial. Pero, con solo seguir la primera recomendación le podemos dar un descanso al cuerpo de la radiación constante.

Puedes ver también: Hoja de mango para la diabetes